F2

Después de la emoción del lunes por la mañana, no me podía imaginar que algo más interesante ó emocionante fuera a ocurrir durante el día.

El lunes por la tarde era el último partido de baseball de la temporada de mi chiquillo, me pude salir en punto de las 5 de la oficina para llegar a ver un poco más de la mitad del partido. Lástima, el partido lo perdimos por una carrera, pero mi chiquillo es el “slugger” del equipo; 4 carreras anotadas y 5 carreras impulsadas en 5 turnos al bat, nada mal.

Después de partido, las fotos, las porras, las despedidas, un mini-convivio que duró hasta aprox las 8 de la noche. Ya para este entonces todos estábamos cansados y listos para ir a casa.
Durante todo el día el cielo estuvo nublado, hizo bastante calor y la humedad estaba creo yo al 100%, la temperatura al momento de terminar el partido parece que estaba en los 85F.

Del campo de baseball a la casa serán apróximadamente 15 minutos en carro a una velocidad de 30-45 mhp, así que no nos queda muy lejos; cuando estábamos a 3-4 minutos de llegar a la casa, el cielo se puso negro, negro, negro, comenzó a soplar muchísimo viento y a llover tremendamente. En la mañana había escuchado el pronóstico del tiempo y habían dicho que para en la noche había la posibilidad de “fuertes tormentas”. En el mismo momento que la lluvía y el viento comenzó, escuche la sirena de alerta de tornado de la ciudad donde vivo (o debería llamarle pueblillo?, es una ciudad pequeña) y dije “chispas! a ver si llego a la casa”, en menos de un minuto la visibilidad era casi 0, la lluvia tupía duro sobre el parabrisas y el viento hacía imposible ver mas alla de un par de metros de frente. En ese momento prendí el radio para ver que decían y para sorpresa mía el anuncio era “las sirenas de alerta de tornado están activadas en los siguientes lugares, X, X, X, XXX, inmediatamente busquen refugio y alejense de los árboles”, diantres! es donde yo vivo!!!
Mi temor en ese momento fue que un arbol nos fuera a caer encima, los árboles se mecían cual pajas de debiluchas cuando les pega una brisa. La otra cosa que me impresionaba en ese momento no se si eran los relámpagos y el sonido de ellos, en mi vida había escuchado algo así, tantas veces y tan cerca :-/

Mi otra preocupación es que mi esposa venía en el otro carro, lo único “bueno” es que no viene sola, venía con mi cuñada, pude comunicarme por teléfono con ella y le dije que se estacionara enfrente de una gasolinera que está cerca de nuestra casa y no se moviera hasta que la tormenta bajara de intensidad.

De alguna manera lográmos llegar a la casa, me enfile en el “driveway”, osease el caminito que lleva a la cochera y estacioné el carro exactamente frente a las escaleras de la casa, no sabía si quedarme dentro del carro o correr dentro de la casa, de cualquier manera, parecía que estábamos en medio de lo mas fuerte de la tormenta. Agarré a Josué y le dije “no me sueltes!”, corrimos los 30-40 pasos que hay entre donde dejé estacionado el carro hacía la puerta de la casa, con bastante nerviosismo saqué las llaves y trataba de abrir la puerta, diantres! tristes llaves! Porque no dejan de temblar en mis manos! Ah no, lo que está temblando son mis manos 🙂

Ya dentro de la casa nos sentámos en un rincón de la casa, Josué y yo teníamos una botella de agua y una lámpara, ese era nuestro kit de supervivencia. Después de unos 10-15 minutos la tormenta comenzó a bajar de intensidad. Desde el momento que llegamos a la casa estábamos sin electricidad, así que todo estába a obscuras, para este momento ya eran aproximadamente las 9:15 – 9:20 de la noche, no me acuerdo exactamente de la hora. Mi esposa y mi cuñada llegaron a la casa aprox a las 9:45, temblorosas y mojadas.

Di una mini vuelta al jardín y vi que varias ramas de tamaño considerable habían caído de los árboles que tenemos, pero a nuestros vecinos les fue peor, árboles arrancados de raíz, carros volteados, postes de luz por el suelo.

Después de pasar la noche sin electricidad y después de haber recibido otra tormenta a las 12:20 am, el martes por la mañana sali a dar una vuelta más para ver los daños. No me gusta exagerar pero nuestra zona parecía zona de desastre. Cuando iba manejando rumbo a la estación del tren para ir al trabajo, la escena era la misma, árboles caídos por todos lados, arrancados de raiz, postes de luz por el suelo y no había electricidad por ningún lado. Por la tarde el anuncio fue oficial, un tornado de nivel F2 fue lo que impacto el pueblillo/ciudad donde vivo. :-/
Cuando iba en el carro pude tomar unas cuantas fotos, aquí se las dejo para que las vean porque como dicen, una imagen dice más que mil palabras.